Musica Online

Yo era incapaz de decir nada porque lo único que me apetecía era llorar y preguntarle cómo podía ser tan cabrón. Decirle que me parecía una enorme casualidad que se pudiese malo justo cuando nos íbamos y que no se hubiese encontrado mal ni el martes por la noche que salió, ni el miércoles ni el jueves.

Qué injusta soy ¿verdad? Y qué imbécil…

Sólo le dije que si estaba malo fuese al médico y le colgué con la promesa de llamarle más tarde para ver qué tal se encontraba.

No tenía ni fuerzas ni ganas de venir andando así que cogí el autobús y me senté en la última fila a lloriquear tranquilamente.

Estaba muy desilusionada. Que me cambien los planes, ya me jode de por si, pero que me anulen un plan que me hacía mucha ilusión me parte en dos. Y ese plan me la hacía, me hacía muchísima ilusión.

A las doce le vuelvo a llamar y me dice que tiene mucha fiebre y que lo siente mucho, que le apetecía un montón irse conmigo. Yo sigo sin poder decir nada porque no me creo nada y porque estoy enfadada con él.

Cuando a las dos suena el teléfono me da un vuelco el corazón porque creo que es él para decirme que se encuentra mucho mejor. Es él, pero para decirme que lo siente, que lo siente Click aquí .

Trato de sonreírle y le digo que se meta en la cama y descanse, pero soy incapaz de decirle que por la tarde iré a verle porque no quiero verle delante. Soy incapaz de ser cariñosa con él y de darle mimos, soy incapaz de ser como es él cuando la que está mala soy yo y me llama mil veces para ver que tal estoy, me viene a picar para hacerme compañía aún sabiendo que estaré insoportable y me trae montones de cosas que sabe que no me comeré ni me beberé.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

* Copy this password:

* Type or paste password here:

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>